Translate | Traducir

diumenge, 1 de novembre de 2015

El hombre que adjudicaba la obra pública catalana conducía un Audi de constructoras

Un extenso patrimonio, periódicas visitas al despacho de Jordi Pujol Ferrusola, sospechosas adjudicaciones a empresas y, especialmente, el disfrute de un coche de lujo que pasa misteriosamente de éstas a las manos del secretario general de Política Territorial y Obras Públicas. Ése es el resumen de una historia plagada de oscuros nombramientos por parte de Artur Mas: Josep Anton Grau Reinés tuvo en sus manos el poder de adjudicar obras. Pasó, junto a Artur Mas, la travesía del desierto y luego reapareció como director del Incasol y, ahora, como director general de la Autoridad Metropolitana del Transporte. Es el pago por los servicios prestados a un hombre que controlaba las adjudicaciones de obras y que los juzgados investigan por prevaricación y falsificación. Ésta es la historia de uno de los ‘cienmileuristas’ de la Generalitat. Seguir leyendo...

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Nota: Només un membre d'aquest blog pot publicar entrades.