Translate | Traducir

dimarts, 22 de desembre de 2015

La Super Gran Coalición

El nuevo pluralismo político crea una magnífica oportunidad para que la política española se acerque a los usos democráticos característicos de Europa mediante la formación de un Gobierno de super gran coalición con populares, socialistas y liberales, es decir, con el PP, el PSOE y C’s.

Esta fórmula de gobierno permitiría desarrollar políticas públicas de consenso, llevar a cabo reformas institucionales que requieren acuerdos supermayoritarios y apuntalar la profesionalidad de los organismos independientes, especialmente la justicia. Para ello no basta con un acuerdo para la investidura. Se necesita un pacto para la formación de Gobierno, con documentos escritos y públicos en los que cada partido se moje, asuma compromisos concretos y rinda cuentas después.

El buen ejemplo viene de Europa. En este momento, hay Gobiernos de coalición multipartidista en 21 de los otros 27 países miembros de la UE, 13 de los cuales, empezando por Alemania, son Gobiernos de gran coalición con partidos de derechas y de izquierdas. Asimismo, tanto la mayoría legislativa estable del Parlamento Europeo como la Comisión elegida por el Parlamento están formadas por los partidos Popular, Socialista y Liberal europeos, los cuales reúnen cerca de dos tercios de los votos y los escaños. La super gran coalición centrista europea es la base para la toma de decisiones con un amplio consenso y la cooperación interinstitucional. SEGUIR LEYENDO...



...Existe una tercera alternativa, que es la que a EL ESPAÑOL le gustaría que se fraguase: la formación de una gran mayoría con los diputados del PP, del PSOE y de Ciudadanos, pactando un presidente de consenso que, lógicamente, no debería ser Rajoy. Esta solución supondría crear una mayoría constitucionalista de 253 parlamentarios que daría estabilidad al país y lograría aplacar el desafío independentista.

Esa alianza, que incluyera la reforma constitucional, permitiría crear una agenda de reforma política ambiciosa -más de la que recoge el programa del PP- antes de convocar nuevas elecciones con argumentos renovados para pedir el voto. A nivel interno, permitiría ganar tiempo para que cada partido renovara o consolidara sus liderazgos, en un momento en que tanto Rajoy como Sánchez escuchan voces críticas. Aznar ya ha pedido un congreso abierto en el PP para moverle la silla a Rajoy.

Que una mayoría de españoles quiere cambios es tan cierto como que una gran mayoría comparte una idea de España que es incompatible con poner en riesgo la unidad nacional. Los tres partidos que pueden garantizar ambas cosas -regeneración y unidad- deberían colaborar, por su propio bien y el del país. Puesto que la situación es excepcional, también debe serlo la solución: mejor que los grandes remedios lleguen antes que los grandes males.




Aunque el cálculo político hace difícil creer en la posibilidad de un acuerdo a tres bandas entre PP, PSOE y Ciudadanos, lo cierto es que, desde el punto de vista económico, la distancia entre las tres formaciones no es tan pronunciada como podría parecer.

Tal y como planteaba Manuel Llamas en Twitter, parece razonable pensar que figuras como Luis de Guindos, Jordi Sevilla o Luis Garicano serían capaces de pactar un programa económico si sus respectivos líderes políticos les diesen la oportunidad de iniciar una ronda de negociaciones.

¿Por qué puntos pasaría esa hipotética negociación? Libre Mercado entiende que habría cuatro aspectos clave para el entendimiento "a tres": la reforma laboral, la austeridad fiscal, los impuestos y los servicios públicos. SEGUIR LEYENDO...










Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Nota: Només un membre d'aquest blog pot publicar entrades.