Translate | Traducir

diumenge, 17 d’abril de 2016

La política del BCE supone un castigo a los ahorradores y un premio a los deudores

La política monetaria no es sustitutiva de la unión fiscal europea ni de las reformas estructurales. Quizás el BCE no se equivoque sino que le pedimos demasiado. Pero quizás sea culpa suya al insistir en soluciones que en el mejor de los casos solo ganan tiempo, y en el peor crean problemas adicionales. Draghi ha situado al BCE y a la política monetaria ante un objetivo imposible y ha creado el espejismo de que lo puede conseguir. Más le valdría a la autoridad monetaria recuperar su discurso y su política clásica y presionar a los gobiernos del euro para que avancen en la unión fiscal, con la creación de un ministerio de Finanzas para la Euro Zona y la emisión de eurobonos, y en las reformas estructurales. Tal vez así también se recupere el multiplicador bancario y la inflación.
Leer artículo completo


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Nota: Només un membre d'aquest blog pot publicar entrades.