Translate | Traducir

dilluns, 12 de desembre de 2016

El metano substituye al CO2 como el nuevo malo de la película del calentamiento global antropocéntrico



Ahora que los políticos se habían comprometido a frenar las emisiones de dióxido de carbono (CO2). Ahora que la economía había demostrado que podía crecer sin emitir más cantidad de este gas de efecto invernadero. Ahora que la sociedad global había logrado que durante tres años consecutivos el CO2 emitido no creciera. Es ahora cuando casi un centenar de científicos publican un estudio donde muestran que la liberación explosiva de otro gas, el metano (CH4), en la atmósfera amenaza con desbaratar todo lo que se ha hecho contra el cambio climático.

El metano es, junto al CO2 y el óxido de nitrógeno, uno de los principales gases de efecto invernadero. Aunque el dióxido de carbono es el culpable del 80% del calentamiento global, el metano atrapa 28 veces más calor (lo que los climatólogos llaman forzamiento radiativo). Por fortuna su concentración en la atmósfera es mucho menor. Mientras que la del CO2 superó el año pasado las 400 partes por millón de unidades de aire (ppm), el CH4 alcanzó las 1.834 pero por cada mil millones (ppmm).
Más...




Calentamiento Global antropocéntrico: Trump dice que 'nadie lo sabe' y el mismo IPCC también. La diferencia es que lo dice de forma que no lo entiendas, y Trump no. ¿Quién es más impresentable?

Hasta lo de París, hablaban de los dos grados por encima de la temperatura preindustrial como límite peligroso. No es una cifra que venga de ninguna ciencia o conocimiento, sino elegida a huevo y porque sí (decisión política, le llaman). Para cuando París, ya veían que las temperaturas iban por la parte baja del rago. Y en vez de alegrarse -oye, ¡que vamos muy bien sin hacer nada!- empezaron a hablar del “objetivo” de no pasar de 1,5º. No vaya a ser que la plebe piense que se puede arreglar sin tener que pagar más.

¿Y Trump? Pues Trump será un impresentable, pero está diciendo lo obvio. Igual es por eso que resulta tan impresentable.

“I’m very open-minded. I’m still open-minded,” he said. “Nobody really knows.”

El mismo IPCC dice que no lo sabe. La diferencia es que lo dice de forma que no lo entiendas, y Trump no.
Leer artículo completo, aquí

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Nota: Només un membre d'aquest bloc pot publicar entrades.