Translate | Traducir

diumenge, 19 de febrer de 2017

El oxímoron



Los mismos que están provocando el éxodo de empresas fuera de Cataluña promueven manifestaciones de acogida a refugiados. Utilizan una buena causa para impulsar su proyecto político nacionalista: seguir atacando al gobierno español -que buenos somos, que malo es-  e insuflar nueva vida al alicaído narcisismo tribal organizando 'la mayor manifestación en Europa de apoyo a los refugiados'.

Como suele ocurrir en estos casos, los organizadores de la manifestación han intentado sacar rédito político de la misma aprovechándose de millares de personas que de buena fe querían dar un toque de atención a nuestros gobernantes, locales y europeos, ante un problema que evidentemente no han querido ni sabido gestionar. Pero hay que decir también que entre esos manifestantes había bastantes, por no decir muchos, cuya principal motivación no eran tanto los refugiados como hacer avanzar su agenda política independentista. Ese oxímoron que pretende maridar el nacionalismo con la supresión de las fronteras.

El derecho de asilo y la ayuda humanitaria son consustanciales a nuestras democracias europeas, como lo son la seguridad y las garantías de que no resolvemos un problema creando otro mayor. El alud de refugiados y migrantes, del que las malas políticas exteriores occidentales de los últimos años son una de las causas, no es fácil de resolver.

La mejor aportación que como ciudadanos podemos ofrecer no es tanto celebrar manifestaciones como facilitar su alojamiento. No es tan difícil. Podemos hacerlo a través de portales en internet como éste: 'Refugiados Bienvenidos'. El derecho de asilo no es algo abstracto a cargo del Estado. El derecho de asilo empieza en la puerta de nuestra casa. Lejos del oxímoron.




Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Nota: Només un membre d'aquest blog pot publicar entrades.