Translate | Traducir

dijous, 23 de febrer de 2017

Un trabajo digno sólo se obtiene con una preparación digna


Desde hace unos años cada mes de diciembre se cierra con vacantes profesionales sin cubrir debido a la ausencia de perfiles profesionales idóneos para puestos en que se requiere talento


El auténtico trabajo digno sólo se puede obtener con una preparación digna. Si no existe ésta aquel será inexistente. Sólo un niño —o alguien con una mentalidad cercana— puede quedar enredado con este tipo de proclamas. Y una preparación digna quiere decir hincar codos. Hoy —sí hoy, cuando tenemos la ventana informativa nunca vista a lo largo de la historia que es Internet, el Internet del talento profesional— está al alcance de cualquier persona adiestrarse en un conocimiento de cualidad que vaya más allá de saber vender pan en una panadería o camisas en un almacén de la esquina. Hay numerosas carreras profesionales que están a la espera de gente convenientemente formada y con acceso inmediato en empresas punteras. Desde hace unos años cada mes de diciembre cierra con vacantes profesionales sin cubrir debido a la ausencia de perfiles profesionales idóneos para puestos que se requiere talento.

El talento —que no se vende por las esquinas— se ha de orientar, mediante esfuerzo y sacrificio, hacia unas carreras, preferentemente tecnológicas, que ofrecerán un trabajo digno y que debido a ello se obtendrá un salario digno. Todo lo que no sea esta ecuación es mentira. Y por más que se repitan las mentiras, nunca llegarán a ser verdad. Las mentiras tenazmente repetidas pueden ayudar a mantener a los fieles. Pero nunca éstos alcanzarán la gloria del trabajo bien remunerado, ya que nunca se les habrá dicho que un trabajo digno sólo se obtiene con una formación digna. Pero las mentiras son fáciles de fabricar y aún más fáciles de creer. La devoción —en esta época pródiga en religiones laicas y procesiones de recreo— nunca abrirá las puertas del futuro, por más que uno crea en milagros. Éstos nunca han existido ni en las religiones sagradas ni en las laicas.
ANTONI ALBERT


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Nota: Només un membre d'aquest bloc pot publicar entrades.