Translate | Traducir

dimecres, 1 de febrer de 2017

¿Hace bien Trump en establecer 'preferencias religiosas'?

La orden ejecutiva de Donald Trump que permitirá la entrada en EEUU de personas perseguidas en países musulmanes por sus creencias religiosas ha suscitado una gran polémica dentro y fuera del país. Samuel Tadros, del Hudson Institute’s Center for Religious Freedom, sostiene que rechazar a las personas en función de su religión es moralmente repugnante, pero priorizar a los más vulnerables, aunque sea por su religión, no lo es.

Aunque todas las comunidades que se interpongan en el camino del Estado Islámico pueden ser forzadas a huir, las oportunidades de refugio disponibles difieren de manera significativa en función del origen étnico o religioso de cada cual. Un suní que huya de la carnicería de Bashar al Asad puede encontrar un hogar en un país vecino suní o en otro territorio suní de Siria, pero ¿a dónde puede ir un yazidí? Seguro que no a Bagdad, donde sería perseguido. ¿Es Turquía, que persigue a su propia población cristiana, (…) [un buen] destino para los cristianos de Siria o Irak? (…) La experiencia de los judíos en Polonia tras el Holocausto es un recordatorio de lo que espera a esas comunidades. (…)

Al margen de los puntos de vista de cada cual sobre cuántos refugiados debe aceptar EEUU, la realidad es que no admitirá a todos los que quieran [instalarse en su territorio]. Un proceso de priorización es natural y nada novedoso, y mientras rechazar a las personas en función de su religión es moralmente repugnante, priorizar a los más vulnerables, aunque sea en función de su [religión], no lo es.

Artículo íntegro, aquí (en inglés)







Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Nota: Només un membre d'aquest blog pot publicar entrades.