Translate | Traducir

diumenge, 25 de juny de 2017

En España, es justicia la que acusa y es política la que absuelve

La absolución en un caso mediático no solo trae graves consecuencias para las personas, individualmente consideradas. Trae también graves perjuicios para la moral general. Dado que policía, fiscales, acusaciones particulares y medios sometidos a una estricta monodieta de fuentes acusatorias han ido dictando sentencias, al ritmo de las oportunas filtraciones, durante la instrucción del caso, la opinión general se ha ido formando sólido juicio, nunca mejor dicho, sobre la catadura de los acusados y el signo de los hechos. Y, como consecuencia, la absolución supone siempre una desmoralización. La insidiosa sospecha de que no se ha hecho justicia. En el imaginario del fiero populismo una absolución significa que los jueces han logrado neutralizar las heroicas y veraces indagaciones de fiscales y policías (que policías y fiscales han filtrado previa y debidamente, por lo que pudiera pasar) y las han sometido al dictado corrupto de la política. Cualquiera habla en España de la politización de los jueces. Nadie habla en España de la politización de los fiscales y de la policía. Porque es justicia la que acusa y es política la que absuelve.
ARCADI ESPADA


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Nota: Només un membre d'aquest blog pot publicar entrades.