Translate | Traducir

dimarts, 5 d’abril de 2016

Noticias de mi pueblo

Una madre habla ante el Parlamento Europeo para denunciar las prácticas de la inmersión lingüística en Cataluña

 
El pecado de Ana Moreno fue pedir que a sus hijos se les enseñara también en español. A partir de ahí, la familia sufrió el acoso de los medios nacionalistas, del departamento de Enseñanza de la Generalidad y de la AMPA del colegio Gaspar de Portolà, en la localidad leridana de Balaguer.

Un periodista del medio separatista Nació Digital publicó que una familia del pueblo había cometido la osadía de cuestionar el modelo de inmersión lingüística y solicitar enseñanza en castellano para sus dos hijos, de muy corta edad. Se dio publicidad a los nombres de los padres y de los niños y a partir de ahí se inició una campaña de acoso y derribo con escraches incluidos.

El comercio que regentaban los padres, un establecimiento con restaurante para celebrar fiestas infantiles, fue señalado, lo que supuso su cierre al cabo de pocas semanas. Y los chiquillos, un niño y una niña, marcados por el resto de los padres, alguno de los cuales llegó a recomendar a sus hijos que no se relacionaran con ellos ni jugaran juntos en el patio.

En paralelo, CiU, ERC y la CUP, junto a los profesores del centro y la AMPA organizaron una manifestación a las puertas del colegio con el argumento de que una familia pretendía erradicar el catalán de la escuela y que por culpa de su petición se tendría que introducir el español en al menos una asignatura.
Más...












Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Nota: Només un membre d'aquest blog pot publicar entrades.