Translate | Traducir

dissabte, 18 de juny de 2016

Cómo el sesgo político está matando a la ciencia


Muchos recordarán un estudio que afirmaba que las creencias políticas conservadoras están asociadas con rasgos psicóticos, tales como el autoritarismo y la estrechez de miras, mientras que las creencias progresistas se asociaban a la "deseabilidad social".

Pues bien, la revista American Journal of Political Science ha tenido que publicar en la web Retraction Watch una embarazosa corrección: resulta que alguien cometió un error de Excel. Pero no un pequeño error, sino un gran error. Los datos era exactamente al revés. Es decir, que según ese estudio los psicóticos eran los progresistas y no los conservadores.

Con independencia de la fiabilidad que nos merezca ese estudio, tanto antes como ahora, lo más grave es su repercusión ya que fue ampliamente citado. Y lo fue, a pesar de su metodología de mala calidad, simplemente para manchar los conservadores y utilizar la "ciencia" como un arma en su contra. Por esa razón Pascal-Emmanuel Gobry se pregunta si no se dan cuenta que de esa manera están matando a la ciencia y su credibilidad ¿No es hora de hacer algo al respecto?
The political bias problem is merely the visible part of the iceberg.

Science's problems run much deeper. The social prestige associated with the word science has led to excesses in many directions, leading us to believe that "science" is the equivalent of "magic" when it is a specific and flawed process for doing important but limited things. We're not helped by the fact that most scientists are themselves ignorant about how science works.

The end result is that Big Science is now broken, with it being nearly certain now that most published research findings are false — and, most importantly, nobody has any idea what to do about it. And nobody is panicking! Because science is infallible, so how could anything be wrong with it?
Artículo completo, aquí



Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Nota: Només un membre d'aquest blog pot publicar entrades.