Translate | Traducir

diumenge, 11 de setembre de 2016

El PSOE sería el más perjudicado en unas terceras elecciones y el PP sumaría 142 escaños


ABC.- El único partido de los cuatro grandes nacionales que ganaría en votos y diputados sería el Partido Popular. Con un 33,9 de estimación de voto, nueve décimas más que el 26 de junio, los populares lograrían 142 diputados. Son cinco más que los que tiene ahora mismo en el Congreso, y 19 más que los del 20 de diciembre. Su tendencia al alza es clara: en nueve meses ha ganado más de cinco puntos en estimación de voto. Pero sigue lejos de la mayoría absoluta (176 diputados), y los acuerdos serían tan imprescindibles como en diciembre y como en junio... Pero también igual de complicados.

Rajoy, como líder del partido ganador, tendría de nuevo la iniciativa de formar Gobierno. Necesitaría menos votos que antes, cierto, pero las combinaciones serían similares a las actuales. Con Ciudadanos (30 diputados), seguiría sin sumar lo suficiente. De nuevo tendría que mirar a un pacto múltiple en el que estuviera el PNV o bien volver a plantear un acuerdo al Partido Socialista. Si Ciudadanos veta al PNV, el PNV mantiene el rechazo a Rajoy y el PSOE sigue en el «no es no», el bloqueo se mantendrá intacto después de unas terceras elecciones que por sí solas no tienen la solución, como se observa en la encuesta.

El partido de Albert Rivera perdería en esos nuevos comicios dos diputados, que en realidad serían diez si lo comparamos con su resultado del 20 de diciembre. Ciudadanos se queda en un 12,9 por ciento de estimación de voto, solo un punto menos que el 20-D, pero la ley D’Hondt es especialmente implacable en esos porcentajes: un punto menos de voto es igual a 10 diputados menos. Los 30 escaños que conseguirían en las terceras tendrían la misma importancia relativa que sus 32 actuales, ni más ni menos: por sí mismos no serían determinantes.

El PSOE no ha tocado fondo aún, según se desprende de la encuesta de GAD3. El 20-D se quedó en 90 diputados, el 26 de junio bajó a 85, y ahora, si se celebraran nuevas elecciones, bajaría hasta los 81, con un 21,1 por ciento. Pedro Sánchez está rompiendo todos los registros negativos del PSOE, y ha logrado que el resultado de Rubalcaba en 2011, el peor de la historia de su partido hasta ese momento, se vea ahora como una meta difícil de alcanzar: entonces el PSOE obtuvo 110 diputados y un 28,76 por ciento de los votos.

La pérdida de cuatro diputados en el PSOE haría que Unidos Podemos se le acercara un poquito más. La formación de Pablo Iglesias solo se dejaría un escaño por el camino, y mantendría 70, con un 20,5 por ciento de los votos. La coalición de Izquierda Unida más Podemos no ha cumplido las expectativas que se habían marcado sus propios líderes y, lejos de mejorarlas en una nueva cita electoral, sufrirían otro retroceso que les haría ir a remolque del Partido Socialista.
Más...


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Nota: Només un membre d'aquest blog pot publicar entrades.