Translate | Traducir

dimecres, 21 de setembre de 2016

No, la guerra de Irak no fue por el petróleo


Donald Trump lleva por lo menos 5 años repitiendo la misma bravuconada: Estados Unidos debería quedarse con el petróleo de Irak como botín de guerra. Pero ¿no se habían quedado ya con todo su petróleo? ¿No hicieron una costosa guerra, en vidas y dinero, para quedarse con sus grandes campos petrolíferos?

La bravuconada de Trump -que no tiene recorrido y es una imbecilidad- resulta, sin embargo, sorprendente para todos aquellos españoles que durante muchos años -antes, durante y después de la guerra- se han creído las mentiras que desde la izquierda, el centro, las escuelas y Universidades y la gran mayoría de los medios de comunicación, les decían y repetían: que la invasión de Iraq se hacía por el petróleo.

Bueno, pues una de dos: o Trump no se ha enterado o los que no nos enteramos somos nosotros. Tras la guerra que derrocó a Saddam Hussein y los duros años de lucha contra la insurgencia y Al Qaeda, el gobierno de Iraq, elegido en elecciones democráticas, tomó el control de gran parte del territorio nacional y de los campos petrolíferos, que habían estado sin funcionar durante la guerra y cuya infraestructura, ya obsoleta, se había deteriorado aún más. Así, Iraq recuperaba su principal fuente de ingresos.

¿Y quién ha sacado más provecho de ello? ¿Los EEUU? Pues no especialmente. El que ha salido más beneficiado, hasta el momento, ha sido China que, tras la compra del 25% de Exxon Iraq, dispone ya de casi la mitad del petróleo que produce el país, cerca de 1,5 millones de barriles por día. De las exportaciones de crudo, Iraq obtiene cerca de 60.000 millones de dólares anuales.



Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Nota: Només un membre d'aquest blog pot publicar entrades.