Translate | Traducir

dimecres, 27 de juliol de 2016

¿Cuántos puestos de trabajo ha hecho perder en Francia el smartphone mundial?

La historia de la globalización y sus fracasos aún no se ha escrito. Probablemente debería comenzar en el año 350 ac: Alejandro Magno empieza entonces su empresa, no para conquistar, sino para unificar el mundo conocido. Desde Atenas hasta el río Indo, derroca a los tiranos locales, pero en vez de esclavizar a los pueblos incorpora a sus dioses en el panteón griego; se casó con la hija del rey de Persia y ordenó a sus funcionarios hacer lo mismo con las princesas locales. Después de haber alcanzado el Indo, sus oficiales se rebelaron y lo obligaron a dar marcha atrás: las raíces nostálgicas y tribales son más profundas que el sueño de la unidad. ¿El primer fracaso de la primera globalización? No hay duda de que al proyecto de Alejandro le faltaba una motivación económica. Una motivación que si estuvo presente en el viaje de Cristóbal Colón: una segunda globalización que, desde 1492, combina la religión y el comercio, la evangelización y los negocios, de Perú a China. Esta segunda oleada terminará con las guerras civiles que dividieron a los europeos. La tercera globalización coincide con el siglo XIX, de 1815 a 1914, y era sólo comercial, bajo los auspicios británicos. Esta tercera ola nos muestra que sin una fuerza de paz -la flota británica en ese momento y ahora la flota americana- la globalización no es duradera. También enseña cómo el comercio internacional contribuye al desarrollo de todos los socios: India y Brasil se modernizaron (contrariamente a lo que cuentas las sagas anticoloniales), Japón despega, en África la salud pública mejora, pero China colapsa. Una vez más, fueron las divisiones entre los occidentales las que acabaron con esa globalización.

Una nueva ola, la cuarta, se formó en 1945 por iniciativa de los estadounidenses. Al igual que en la época de los grandes descubrimientos, la globalización contemporánea combina una idea -la democracia li,beral en lugar de la cristiandad- con la teoría económica, la de la prosperidad a través del comercio. Hasta 1990, la globalización fue parcial, ya que la Unión Soviética y los dos grandes países socialistas, China e India, no participaron de ella. Después de 1990, estos imperios, autárquicos, se sumaron a la globalización de Estados Unidos; nadie se opone realmente a ella ni ofrece alternativa viable. Pero esta globalización, creada, de hecho, sobre la base de los valores estadounidenses de la misma manera que en el siglo XV se basó en los valores cristianos, es percibida como hiriente en muchas civilizaciones. A pesar de sus enormes ventajas, no implica que las mismas sean conocidas y reconocidas; y no excluye que se pueda marchar en dirección contraria, como en 1914.

La relativa debilidad de esta cuarta globalización se debe a un factor clásico en la economía: el efecto de la asimetría. Los partidarios de la globalización y de la democracia liberal que lo acompaña destacan sus efectos positivos "globales". Pero ¿quién razona en "global" o en "promedio"? Cada uno mide primero su beneficio personal. Si la globalización y la democracia benefician a la humanidad "en general" y mejora la renta "promedio" del planeta, pero a mi no me alcanza ¿puedo estar a favor? Si el trabajador o el gerente de una empresa local que desaparece debido a que es más racional importar de la India, México y Rumanía ¿cómo van a estar a favor de la globalización? Y aunque se explique que "en promedio" todos se beneficiarán con el tiempo, nadie ha fijado un plazo concreto. Es también conocido por los economistas que una empresa que cierra es más noticia que una que abre: esta asimetría mediática refuerza la asimetría de la percepción. Del mismo modo, las víctimas de la globalización tienen mayor capacidad de identificarse y unirse mientras que sus beneficiarios, dispersos, a menudo no saben que lo son. Por tanto, es más fácil para los oponentes de la globalización o de la democracia liberal, movilizar el descontento, ya que sus argumentos son visibles y sentidos, mientras que la globalización trae beneficios generales, "de promedio" y para el futuro. La ignorancia de la ciencia económica, principalmente en Francia, se suma a la 'asimetría': nuestro país, que yo sepa, es el único en el que las opiniones sobre la economía tienen el mismo rango que el conocimiento de la economía, y donde el comentarista tiene más audiencia que el investigador. Esto distorsiona el debate público sobre la economía de mercado y la globalización.

En lugar de ilustrar la globalización de una forma teórica, consideremos un ejemplo sencillo, el de la telefonía móvil. Todos tenemos un móvil o un smartphone, adquiridos a un precio modesto teniendo en cuenta la complejidad de este producto, y todos estamos conectados a una red nacional. ¿De dónde viene el teléfono inteligente? No hay duda de que el dispositivo se ha diseñado en California, ensamblado en China con productos producidos en Corea del Sur, Japón y Taiwán. Nadie puede hoy en día prescindir de lo que es el símbolo más evidente de la división internacional del trabajo, nombre científico de la globalización. Sin esta división, es probable que el teléfono inteligente existiera igual, pero costaría diez veces más y estaría reservado para la élite mundial: por el contrario, la eficiencia económica de la globalización lo ha convertido en el artículo más popular de todos. El sueño de los franceses más nacionalistas es poseer un teléfono inteligente hecho en Francia, pero eso no es posible: a este precio, no se puede hacer casi en ninguna parte. En cuanto a las redes, siguen siendo nacionales por el momento; en el futuro, las conexiones serán probablemente por satélite, y apátridas.

¿Cuántos puestos de trabajo ha hecho perder en Francia el smartphone mundial? Probablemente ninguno. Creó muchos en los sectores de servicios y comerciales que no hubieran sido posibles sin la globalización: ¿quién lo iba a decir? El teléfono inteligente ha creado todavía más puestos de trabajo y riqueza en los países que han sabido situarse en el circuito del diseño y la producción, como Corea del Sur y Taiwán. Francia ha fallado en esto, Alemania también, pero esta última está presente en otras áreas tan globalizados como el lujo, la aviación, la automotricidad, la agroindustria o las obras públicas; sin la globalización, estos sectores se verían obstaculizados, arruinando a millones de franceses. A la pregunta "¿Cuánto nos cuesta la globalización y cuánto nos aporta?" Nadie puede responder admitiendo que la pregunta tiene sentido. En realidad, y esto no lo entienden los franceses, la globalización como la economía en general es un flujo dinámico y no un stock. Algo que resume muy bien el aforismo de Joseph Schumpeter (1940): "El crecimiento es una destrucción creativa". Lo antiguo muere o se mueve para hacer espacio a lo nuevo. En 1945, la mitad de los franceses eran agricultores, ahora son el 3%: todos somos, o casi, una cosa distinta a lo que eran nuestros padres, gracias a que tenemos, "en promedio", un ingreso cuatro veces superior, incluyendo la calidad de vida, del que tenían nuestros padres. Este ciclo, que pasa de lo local a lo global, beneficia a los que se embarcan y deja en la orilla a aquellos que no entienden el principio de Schumpeter. O aquellos que se beneficiarían de los efectos positivos del Príncipe sin incurrir en su brutalidad: no se puede. El ciclo ahora se está acelerando: China, que se ha beneficiado de la globalización, debido a sus bajos salarios, es expulsada por Vietnam y Bangladesh, donde los salarios son aún más bajos. Mientras que la producción en 3D permitirá la re-industrialización de los Estados Unidos y Europa, volver a importar las actividades que se han externalizado. La globalización, si es efectiva, no es moral en sí misma. La moral está en otra parte, cosa que en Francia se vive mal: quisiéramos que la economía fuese moral, que la globalización fuese justa. Se confunde, a continuación, la producción y la redistribución, que posiblemente puede ser más moral que el mercado: se permite el debate.

Debatir sobre la globalización en sí, tener en cuenta que Francia se retira del mundo, es intrascendente, excepto para iluminarnos con una vela. Pero el debate sobre el lugar de Francia en el mundo es constructivo, puesto que nuestras fuerzas son considerables. El bien cultural, en primer lugar, porque el comercio está en parte determinada por la imagen de las naciones: las naciones son marcas comerciales, y la de Francia es positiva. Un ejemplo entre cien: los franceses en los Estados Unidos, después del español que es un lenguaje interior, es la lengua extranjera más enseñada. En Asia, la civilización francesa brilla: nuestras exportaciones suben, en el lujo pero también en la alta tecnología. Francia, si se mide objetivamente su clasificación por el número de patentes mundiales que se presentan cada año, representa por si sola el 5% en alta tecnología, por delante de Alemania. Lo que nos falta es la capacidad de convertir nuestras innovaciones y nuestra marca en bienes y servicios exportables. Esto nos devuelve a un debate gastado, pero no hay otro que sea realista: la dificultad de ser emprendedor en Francia, ya que solamente el empresario transforma las ideas en productos. Discutir sobre la globalización sólo es una manera de evitar el debate interno sobre el lugar de los "rentistas" -los monopolios públicos y privados que tienen interés en el status quo- y el de los innovadores, de las nuevas empresas: es principio de Schumpeter, que es lo que debe ser discutido y no la globalización. | GUY SORMAN

Artículo original en francés, aquí



Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Nota: Només un membre d'aquest blog pot publicar entrades.